Animales de producción

Enfermedades respiratorias y digestivas en animales de granja

Las enfermedades dentro de una granja representan un problema mayor cuando aparecen, pues al vivir en lugares pequeños, los patógenos pueden afectar a todos los que conviven en el mismo espacio.

Además, estos animales sufren de una amplia variedad de condiciones debilitantes debido al ambiente natural en el que viven, el cual los hace más susceptibles a diversos padecimientos.

Estas son algunas de las enfermedades más comunes que sufren los animales en la granja.

Gripe Aviar:

Esta es una enfermedad muy contagiosa y se deriva del virus de la gripe. Su transmisión es muy rápida y si no es atendida a tiempo puede ocasionar la muerte en un lapso de tres a cinco días.   Hasta ahora se han identificado más de diez tipos de este tipo de gripe, entre ellos las dos cepas H5N1 y H7N9.

Los síntomas

Suelen aparecen de dos a siete días desde que se adquiere la infección y entre los más comunes están la tos, fiebre y falta de aire. Esta enfermedad se da mucho en aves acuáticas salvajes, pero también se ha esparcido en aves de granja como gallinas, pavos, gansos y patos.

¿Cómo se transmite? 

El contagio ocurre a través del contacto con excrementos de aves infectadas o bien, por medio de las secreciones de nariz y boca.

Bronquitis Infecciosa:

Esta es una enfermedad viral que afecta a las aves, sobre todo a las gallinas y pollos. El virus ataca el tracto respiratorio y también el uro-genital. Además, puede llegar a tocar los riñones, causando un daño mayor. 

Los síntomas

Al adquirir la infección, el ave muestra dificultad respiratoria y mucosidad abundante. También tos, estornudos, disnea, conjuntivitis y en ocasiones hinchazón facial.

En caso de que el virus afecte a las gallinas ponedoras, la producción de huevos puede verse sumamente afectada, pues además de disminuir, puede dar origen a huevos con cáscara delgada o áspera y con pérdida de pigmentación. El virus no es mortal pero algunas cepas pueden afectar directamente los riñones, causando muerte por insuficiencia renal.  Las complicaciones con otros patógenos también pueden agravar el cuadro infeccioso.

¿Cómo se transmite?

Este virus es un gammacoronavirus y se transmite a través de secreciones respiratorias, heces, agua y alimentos contaminados. Un estudio de anticuerpos en el suero sanguíneo del animal puede detectar la infección.

Cólera aviar:

Esta es una enfermedad muy común en las aves de corral y es producida por una bacteria llamada Pasteurella multocida. Las aves pueden tener esta bacteria como parte de la flor normal del aparato respiratorio, por ello es considerada como un patógeno secundario de algunas enfermedades. Es sumamente contagioso y puede ocasionar una epidemia si hay varias aves en convivencia. El foco de contagio está al ingerir alimentos y agua contaminada. Las heces de aves enfermas o portadoras también son fuente de infección. Además, puede adquirirse por la vía respiratoria.

Tipos y síntomas

La enfermedad puede manifestarse de tres formas:

Aguda: se extiende por todo el cuerpo. Las aves dejan de comer y beber. Presentan diarrea amarilla y las extremidades se inflaman a tal grado que puede provocar parálisis. El nivel de mortalidad es alto.

Sobreaguda: la enfermedad avanza a niveles tan rápidos que provoca muerte súbita.

Crónica: se centra en la zona de la cara y barbilla del ave afectada.

La mejor forma de tratarlo es a través de antibióticos resistentes a la bacteria. Además, la higiene y una buena alimentación son clave para el tratamiento.

Coriza infecciosa:

La coriza aviar es una enfermedad cuyo signo clínico más evidente es el edema facial severo. Es un padecimiento infeccioso agudo del sistema respiratorio causado por la bacteria Avibacterium paragallinarum. Además del edema facial, aparecen otros síntomas como tos y estornudos, cresta y barbilla inflamadas, y distensión de los senos infraorbitales. Las gallinas ponedoras presentan una drástica reducción de su postura, lo cual afecta la producción de huevos. Las aves que logran recuperarse pueden albergar la bacteria por mucho tiempo sin presentar ningún síntoma. La bacteria se transmite vía respiratoria o digestiva, a través de alimentos o agua contaminada.

Parásitos:

Hay muchos parásitos internos que afectan a las aves, entre ellos los coccidios, tenias y áscaris.  Estos parásitos se alojan en el intestino provocando diarreas y una mala absorción de los alimentos. Otros parásitos pueden afectar el sistema respiratorio provocándola muerte por asfixia.

¿Cómo tratar estas enfermedades?

El FLOXIVET Plus está indicado para animales con síntomas respiratorios como estornudos, tos, secreción, ocular y nasal. Principalmente aves con bronquitis, enfermedad crónica respiratoria, coriza infecciosa o sinovitis.

También es ideal para combatir los síntomas digestivos como diarreas, neumonías y todos los microorganismos sensibles a las tetraciclinas. Se ajusta de manera favorable a la flora intestinal, lo que permite un mayor  aprovechamiento de la síntesis de vitaminas, pues suprime la presencia de  microorganismos.

La dosis terapéutica recomendada es de 20mg/kg. En el caso de las aves debe ser 1kg del medicamento por cada 1000 kg de alimento. O bien, 0.5 kg del medicamento por cada 1000 litros de agua.

En las aves de patio debe aplicarse 1 sobre de 25 g por cada 100 libras de alimento, o bien medio sobre por cada 12. 5 g por cada 100 litros de agua.

El tratamiento debe aplicarse de 5 a 7 días, según lo indique el especialista. Lo ideal es conservar el medicamento a una temperatura de 15 a 30 ºC, en un lugar fresco y alejado de la luz.

Fuentes: Médico veterinario Rolando Campos.Guía práctica de enfermedades más comunes en aves de corral, de J.L. Houriet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *